Salomon Kalmanovitz
biografia
publicaciones
ensayos
prensa
links de interes
galeria
columnas
[COLUMNAS] RSS de las Columnas de Salomon Kalmanovitz
 
La tercería
30 de marzo de 2014 - El Espectador

 

En las elecciones a la Alcaldía de Bogotá en 2011, Antanas Mockus y Gina Parody se le atravesaron a Peñalosa, dividiendo el campo del centro y permitiendo que Gustavo Petro ganara las elecciones con sólo el 32% del total de la votación
.
Salomon Kalmanovitz
 

El purismo de Mockus se expresó contra el apoyo verbal del presidente Uribe que recibió Peñalosa y agradeció, sobre la conjetura de que iba a gobernar la ciudad como interpuesta persona del presidente. Mockus puso a Peñalosa en una disyuntiva inadmisible: tenía que escoger entre Uribe y él.

Dos administraciones de la izquierda habían dejado en evidencia la carencia de visión de futuro, la pobreza de ejecución y la incompetencia, pero, sobre todo, que no era inmune a la corrupción. En efecto, los hermanos Moreno Rojas y los Nule dejaron extenuadas las arcas de la capital. Petro se deslindó de la coalición que apoyaba a Samuel Moreno y lo denunció, logrando recuperar parte de los votos que perdió la izquierda en Bogotá, pero ésta quedó debilitada, como lo mostró la caída de su votación reciente para Congreso.

La alcaldía de Petro ha sido contenciosa, por decir lo menos. Desorganizó sus equipos varias veces y decenas de sus colaboradores renunciaron frente a su carácter autoritario e irracional. En vez de gobernar y administrar, se puso a denunciar a los presuntos expoliadores de Bogotá, pero sin llevarlos a la justicia y tratando de sacarlos de los negocios de la ciudad. Sus buenos proyectos no buscaron consensos ni los apoyos requeridos y se vieron frecuentemente frustrados. En otras acciones fue temerario, cuando no irresponsable. El procurador creyó que podía aprovechar sus errores para destituirlo de por vida, lo cual no hizo más que enfatizar su vocación de justiciero y lo alejó todavía más de sus responsabilidades administrativas. Le ha abierto, sin embargo, un camino populista con bastante futuro.

Pensaba que la historia hubiera sido distinta si la alianza de los tres alcaldes no se hubiera roto con base en una presunción de que Peñalosa era Uribe, aunque Sergio Fajardo no se dio por aludido en su búsqueda de la Gobernación de Antioquia. Ahora estoy seguro de que Bogotá hubiera tenido mejor suerte con un gobierno de centro y con capacidad de ejecución que hubiera podido, por lo menos, frenar el creciente deterioro en que había caído la ciudad. Pienso ahora que si Peñalosa ganaba la elección por sus propios medios, no tenía por qué depender del presidente, además de que es suficientemente arrogante como para no recibir órdenes.

Peñalosa se sometió a las reglas de consulta de la Alianza Verde, salió ganador y es una lástima que los demás hayan sido malos perdedores, aunque creo que Sudarsky fue conciliador y termine apoyándolo. La que reconoció el valor de su tercería fue Claudia López, que la entiende como una posibilidad de producir una ruptura de la costra política clientelista que está en la base de la reelección de Santos, profundizando la democracia colombiana. La alianza de Santos con Vargas Lleras lo tira a la extrema derecha. Peñalosa tomó distancia de Uribe al apoyar incondicionalmente el proceso de paz, que es considerado como el eje del mal por el ahora senador del Centro Democrático. Sería bueno que Peñalosa pudiera ampliar el espectro de posiciones que lo acompañan, como la de Alonso Salazar, y ojalá con los progresistas buenos, pues cuenta con alguna posibilidad de acceder al poder Ejecutivo. Podrían ser tiempos interesantes los que se vienen.


__________________________________________________________________________________________
www.salomonkalmanovitz.com
x