Salomon Kalmanovitz
biografia
publicaciones
ensayos
prensa
links de interes
galeria
columnas
[COLUMNAS] RSS de las Columnas de Salomon Kalmanovitz
 
La historia económica de América Latina
23 de febrero de 2014 - El Espectador

 

LUIS BÉRTOLA Y JOSÉ ANTONIO Ocampo publicaron recientemente El desarrollo económico de América Latina desde la Independencia (Fondo de Cultura Económica, 2013), recurriendo a una completa y actualizada base estadística.
Salomon Kalmanovitz
 

Les tocó medirse con trabajos de calidad y bellamente escritos, como el de Halperin Donghi (1969), Cardoso y Pérez Brignoli (1974), Bulmer Thomas (1994), Thorpe (1998) y los dos volúmenes de la Cambridge Economic History of Latin America (2006), editados por Coastworth, Bulmer Thomas y Cortés Conde, desafortunadamente sin traducir. Estos trabajos previos también les sirvieron para avanzar sobre hombros de gigantes.

Bértola y Ocampo aproximan las cuentas nacionales de sociedades que estaban lejos de ser naciones a partir de su independencia, dando cuenta de la tortuosa construcción de estados liberales sobre un legado colonial autoritario y dogmático. Ellos van estableciendo las fases de su desarrollo capitalista, que se acelera con su inserción en el mercado mundial (1860-1920) que fue la bella época para los países del Cono Sur, poco aprovechada por el resto. Argentina entra en una senda de magro crecimiento posterior que se compara mal con los “retoños de Occidente”, las economías que también despegaron por su dotación de recursos naturales (Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda). Los autores se apartan así del determinismo geográfico para enfatizar que las instituciones políticas hicieron la diferencia a favor de los retoños, en términos de estabilidad macroeconómica, alta tributación que financió infraestructuras y, en especial, una educación universal y de alta calidad.

El colapso de la globalización, iniciado por la Gran Depresión de los años treinta y que se extiende hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, da lugar a una fase que ellos llaman “industrialización dirigida por el Estado”, apartándose de la caracterización cepalina de industrialización por substitución de importaciones (ISI). La restauración de los flujos de comercio y de capital que se sellan en Bretton Woods (1944) da lugar a una fase larga de prosperidad en Estados Unidos, Europa y Japón, que se reconstruyen y que jalonan también a la América Latina. Sin embargo, la insistencia en la protección conduce a una industrialización carente de economías de escala y de capacidad de innovación tecnológica, poco competitiva frente al mundo, excepto por Brasil.

Esta ruta se agota después de 1980, cuando América Latina se estanca y pierde posiciones, no sólo frente a las economías desarrolladas, sino también a las del Asia del Este que se industrializan más tardíamente, pero de manera más rápida y sistemática, apoyadas en la globalización. Los intentos de salir de esta senda de desarrollo, mediante una liberalización comercial y de los flujos de capital encuentran algunos éxitos en Brasil, Chile, Costa Rica y Perú, pero se estrellan en los casos de la Argentina y obtienen un resultado mediocre en Colombia y Ecuador.

El fuerte desarrollo de la China entre 1980 y 2010 da lugar a una nueva fase de términos de intercambio favorables para América Latina y aumento de los ingresos externos que, sin embargo, no son sembrados en nuevas infraestructuras o mejoras permanentes de la productividad en Argentina, peculiarmente en Venezuela, pero tampoco decisivamente en el conjunto de la región.

Bértola y Ocampo han escrito así una obra de consulta obligada para todo economista e historiador.


__________________________________________________________________________________________
www.salomonkalmanovitz.com
x